problemas de desordenes mentales

problemas de desordenes mentales

Primero que nada, es importante establecer que se le conoce como trastorno mental al síndrome o patrón de carácter psicológico sujeto a interpretación clínica, que, por lo general, se asocia a un malestar o discapacidad.

Por lo tanto, hablar de tratamientos especiales para desórdenes mentales es un tema bastante delicado, ya que para comenzar, la forma de tratarlos difiere de acuerdo tanto a la intensidad como al tipo de los síntomas que se presentan en el paciente.

Si bien es cierto en ocasiones cuando se trata una enfermedad leve, este tipo de padecimientos pueden ser controlados con algún tipo de medicamento, también es necesario recurrir a un tratamiento residencial, cuando el paciente es incapaz de cuidarse a sí mismo de forma correcta, o bien, cuando representa un peligro inminente de causar daño ya sea a su persona a otros individuos.

El primer paso a seguir en caso de un desorden mental, debe ser la evaluación profesional de parte de un proveedor para pacientes externos.

Existen diferentes tipos de tratamientos para hacerle frente a los desórdenes mentales

Uno de ellos es la psicoterapia, la cual consiste básicamente en poder establecer una comunicación y la confianza necesaria en una relación con el terapista, esto para facilitar el proceso del tratamiento.

La terapia de desórdenes mentales, generalmente se centraliza en enseñarle al paciente las habilidades necesarias para que pueda, por sí mismo, manejar su enfermedad, así como también las nuevas formas tanto de pensamiento como de conducta en torno a sus sentimientos.

Otro tipo de tratamiento es la medicación, en donde se requiere llevar a cabo la búsqueda de atención médica de parte de un profesional, lo cual puede llegar a ser el primer paso en el camino a la resolución de los desórdenes mentales. Dependiendo del diagnóstico, un médico o un psiquiatra primario, pueden determinar que medicamento es apropiado prescribirle al paciente para conseguir el alivio de sus síntomas.

Un tercer tipo de tratamiento es el intensivo para pacientes externos, también conocido en inglés como “IOP”, el cual puede auxiliar a los enfermos que no estén completamente incapacitados por su desorden mental, pero cuyo funcionamiento está afectado de manera significativa. El IOP se lleva a cabo normalmente en un período de entre 2 y 3 semanas de forma intensiva, necesitando de una concurrencia de 3 a 4 días a la semana, requiriendo de terapia tanto individual, como grupal y familiar.

Finalmente, en caso de sufrir un desorden mental severo, lo más recomendable es recurrir a una hospitalización, esto para poder asegurarse de que no exista ningún tipo de problema. En algunas ocasiones, las personas que sufren este tipo de desórdenes pueden llegar a experimentar síntomas que lo ponen riesgo, tales como conductas extremos, pensamientos violentos o incluso, el suicidio.

Dentro de nuestros tratamientos disponibles, Clínica Regreso a la vida cuenta con evaluaciones psiquiátricas para poder determinar si existe o no alguna patología anexa a una enfermedad de adicción.

El personal de nuestra centro de tratamiento de adicciones cuenta con más de 25 años de experiencia tratando, entre otras enfermedades, a pacientes con todo tipo de desórdenes mentales; depresión, fobia específica, fobia social, pánico, obsesivo-compulsivo, ansiedad, insomnio, bipolares; no importa el tipo de desorden mental, en Clínica Regreso a la vida te podemos garantizar que tu o tu ser querido, estará en las mejores manos.

Sin embargo, en caso de que se presente algún momento de crisis, puede llegar a ser necesario recurrir a un tratamiento mucho más intensivo para poder mantener seguro tanto al paciente, como a quienes lo rodean en su vida cotidiana.

Nuestro equipo de expertos en la materia está conformado por médicos, terapeutas y enfermeras, todos ellos dirigidos por un psiquiatra consultor y Director Médico.