Un trastorno ya sea en la conducta o emocional, es una alteración en los procesos psíquicos de la personal, el cual se manifiesta tanto en hechos psíquicos como en conductas patológicas.

En esta categoría se incluye todo tipo de alteración de los procesos psíquicos de la persona, la cual es manifestada mediante hechos psíquicos y conductas patológicas, siendo el sufrimiento psicológico y la angustia, dos síntomas encontrados con frecuencia en quienes padecen algún tipo de trastorno emocional.

De hecho, existen muchos términos para describir a los problemas emocionales, mentales o del comportamiento, aunque actualmente son calificados como trastornos emocionales, o (emotional disturbance), esto bajo las regulaciones del Acta para la Educación de Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés).

mujer con trastornos emocionales

mujer con trastornos emocionales

”La

Una condición que exhibe una o más de las siguientes características a través de un periodo de tiempo prolongado y hasta un grado marcado que afecta adversamente el rendimiento.

  1. Una inhabilidad de aprender que no puede explicarse por factores intelectuales, sensoriales o de la salud.
  2. Una inhabilidad de formar o mantener relaciones interpersonales satisfactorias con sus pares y maestros.
  3. Conducta o sentimientos inapropiados bajo circunstancias normales.
  4. Un humor general de tristeza o depresión.
  5. Una tendencia a desarrollar síntomas físicos o temores asociados con problemas personales o escolares.

Los trastornos de conducta deben ser diagnosticados de acuerdo a la edad del paciente, ya sea por psiquiatras especializados en niños u otros profesionales de la salud mental.

recupera la confianza en ti

recupera la confianza en ti

Cuando se habla de trastornos en la conducta, la realidad es que se hace referencia a varios tipos de cambios en el comportamiento de la persona, como por ejemplo:

Trastornos de conducta alimenticias (como la anorexia y la bulimia); crisis en la adolescencia (agresividad, rebeldía, aislamiento social, ansiedad conflictiva sobre la identidad y la orientación sexual); Trastornos del ánimo; trastornos de déficit de atención, el cual puede presentarse de forma simultánea (o no) con la hiperactividad; y desde luego, los trastornos causados por sustancias como el alcohol y/o las drogas.

Una de las preguntas más complicadas de responder en torno a los trastornos de conducta y emocionales, es cómo diagnosticarlos correctamente.

En caso de tratarse de un adolescente, es de vital importancia que los padres sean capaces de proveer al especialista en cuestión, una historia detallada del comportamiento del jóven, así como contar con observaciones clínicas del comportamiento, e incluso en algunas ocasiones la aplicación de examen psicológico puede contribuir a realizar un correcto diagnóstico, esto para estar 100% seguros de que no se trata de un comportamiento propio de la edad, sino en efecto, de un trastorno en la conducta o emocional, el cual debe ser tratado.

Lo principal, es aceptar el trastorno y tratar de comprender al enfermo. Acercarse a él, escucharlo y mostrarse como parte de la solución, y no como parte del problema. Demostrar comprensión y compromiso para ayudarlo a solucionar el trastorno, es el primer gran paso. Es fundamental concentrar los esfuerzos en buscar soluciones y no en los problemas.

Este tipo de condiciones son muy peligrosas, por lo cual es recomendable acudir lo antes posible a un centro de rehabilitación como Clínica Regreso a la vida, que cuenta con un tratamiento especial para este tipo de situaciones, así evitar alguna desgracia.

En Clínica Regreso a la Vida sabemos que la actitud que tengan los familiares y amigos frente a una persona que sufre de un trastorno de este tipo, es fundamental.